Diferencias entre los nuevos smartphones Google Pixel 6 y 6 Pro

El lanzamiento de los nuevos dispositivos llega con algunas dudas al respecto por parte del sector de consumo que son identificables a simple vista

Google nos tiene acostumbrados a los lanzamientos de sus nuevos smartphones en esta época del año, y no ha querido ser ajeno, de manera que ha aflorado la nueva identidad con los Pixel 6 y el Pixel 6 Pro. Dos móviles punteros en tecnología que además cuentan con la certificación de su sistema operativo que desde ya le hacen tomar ventaja respecto a los demás en ese marco tan competido de la actualidad.

Pero identificar cuál es mejor que el otro, o cuál conviene más es sin duda la pregunta del millón que muchos se hacen al momento de analizar uno y otro. Lo primero que se debe decir es que están enfocados para públicos, nichos o target distintos, y eso les diferencia de entrada en el precio. El Google Pixel 6 normal cuesta en torno a los 649 euros, mientras que su versión Pro se estira hasta los 899 euros. Una diferencia de 250 euros que son bastante llamativos.

De manera que lo que primero resalta en diferencias es su pantalla. El normal con un diámetro de 6,4 pulgadas, respecto a las 6,7 de su hermano mayor. No es mucho, pero se siente. Siguiente aspecto a considerar es la tecnología, y no la usada para exponerla, ya que ambas son AMOLED. sino porque los formatos son diferentes. El Pixel 6 es completamente cuadrado, y el 6 Pro es curvo. Además de contar con un mayor brillo y una taza de refresco de 120 Hz, respecto a los 90 del modelo de entrada.

Google Pixel 6
Google Pixel 6, el nuevo dispositivo de la compañía que promete romper el mercado por sus prestaciones

Más detalles entre uno y otro que hace tomar valor a esa elección

Siguiendo con la pantalla la versión Pro incluye un brillo más intenso, y una tecnología que se llama LTPO. En esencia en velocidad se nota cuando se juega, y al contar ambos con la inclusión de HDR10+, se hace imperceptible el cambio más allá del brillo en momentos puntuales. En cuanto a la cámara los cambios están enfocados al detalle. Ambos tienen el mismo sensor de 50 Mpxl, y tienen el mismo tratamiento o procesamiento basado en algoritmos que les hace tan especiales.

De manera que hay que remontarse a la cámara adicional telefoto con zoom óptico 4x, y un sensor extra de 48 megapíxeles para encontrar diferencias. Si bien son funcionalidades que se usan un par de veces, es bueno recordar que están presentes. Pero en esencia la experiencia es la misma y la toma de decisiones va en forma a qué se quiere y al presupuesto. En cualquier caso es un telefonazo y un acierto a toda luz por donde se mire.