Cinco tendencias de consumo post covid-19

Con la pandemia, las costumbres de los consumidores han experimentados cambios que conviene tener muy en cuenta de cara al mercado

Seguramente nadie se olvide nunca de este fatídico 2020. Si nos centramos en los consumidores, el consumo post covid19 ha experimentado numerosos cambios. Y no solamente en términos económicos. Ahora la seguridad y la salud han adquirido un valor tan importante que repercute en la alimentación y en los productos que se adquieren.

1.- La salud es clave para la alimentación

Gracias a una mayor divulgación por parte de los medios de comunicación y las redes sociales, empieza a ser consciente de que una buena alimentación influye decisivamente en su salud y en la de su familia. Según la agencia de estudios de mercado Mintel, el principal motivo (59%) por el que los consumidores añaden superalimentos a sus dietas son la salud y el bienestar. Un 70%, además, prefiere los productos naturales que aportan beneficios a la salud antes que los procesados enriquecidos. El uno de los cambios en el consumo post covid.

consumo post covid
Ahora tendremos costumbres diferentes para hacer la compra

Prueba de ello es que durante las primeras semanas de marzo las búsquedas en Google que contenían las palabras clave “alimento”, “inmunológico” o “sistema” se multiplicaron. El éxito de apps como Yuka (con un millón de descargas) o de perfiles en redes que analizan el impacto en la salud de cualquier producto alimenticio, es también fiel reflejo de este fenómeno.

Además, el con el consumo post covid no sólo se busca comer mejor para protegerse de enfermedades infecciosas; asimismo está muy concienciado con la obesidad, que deriva en otras muchas patologías. Por ello, en los últimos meses ha dado un vuelco hacia alimentos naturales, sanos y muy versátiles en la cocina.

Las cestas de la compra se llenan cada vez más de alimentos con grandes propiedades para la salud: huevos camperos, cereales integrales, legumbres, aceite de oliva virgen extra, pescados azules –como el salmón, el atún, la sardina- frutos secos, pan integral o de masa madre, frutas (destacan los frutos rojos, como los arándanos, aunque también los aguacates) y, por supuesto, verduras y hortalizas de temporada.

2- El origen nuevo criterio de decisión en el consumo post covid

Un porcentaje significativo de españoles asegura que ahora se fija más en el origen y trazabilidad de los productos y quiere apoyar los alimentos (y productores) sostenibles con origen en España.

Ya antes de la pandemia un 70% de consumidores españoles consultaba su etiquetado, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; ahora este gesto se ha acentuado. En particular, el comprador actual trata de averiguar el origen de los productos frescos y “dónde y cómo fueron obtenidos”.  Elige aquéllos bien producidos, porque le dan mayores garantías. Empresas como Pazo de Vilane, la empresa decana española de huevos camperos, lo ha constatado.

“Nuestros usuarios en redes tienen una curiosidad creciente por los detalles de la cría en libertad de nuestras gallinas. Cada vez quieren conocer más: desde sus costumbres y comportamientos hasta la composición de su alimentación; también indagan acerca de cómo afecta a la calidad nutricional del huevo campero tanto el pastoreo diario como nuestros protocolos y cuidados. Esto era casi impensable hace unos años”. asi impensable hace unos años”.

3- El nuevo consumidor tiene muy en cuenta su renta disponible

El nuevo consumo post covid se está ciñendo a un presupuesto y haciendo análisis en cada decisión de compra con varios criterios en mente: calidad, precio, salud y sostenibilidad. La crisis económica asusta y se tiende al ahorro. Por eso se escogen productos que tengan una alta relación calidad-precio.

La ecuación suele solventarse eliminando de la cesta productos que se consideran superfluos o procesados, y primando los básicos (huevos, frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados, cereales…) con los que se puede alimentar a más comensales de forma sana.

4- El consumidor es más casero

Y en un doble sentido: casera porque se come en casa, y casera porque se cocina de la manera tradicional.
Los planes de trabajo y ocio se han reorganizado: las personas que conviven en los hogares pasan más tiempo juntas, tanto por el teletrabajo como porque se han limitado los “afterwork” y muchos encuentros de fin de semana.

Un 48% de españoles –el más elevado de toda Europa- “ha cocinado más” en casa en los últimos meses, huyendo de comidas preparadas o procesadas, y un 24% ha comprado más frutas y verduras. La consultora Kantar ha calculado que se han generado casi 11 millones de comidas nuevas a la semana en el hogar.

“Notamos que el interés por la cocina de siempre se ha disparado. Se buscan recetas tradicionales, hechas con ingredientes básicos como el huevo campero, apunta Piedad Varela-Portas, directora de Comunicación y Marketing de Pazo de Vilane. O sea, las mismas que preparaban nuestras madres o abuelas con tanto cariño… Porque se han dado cuenta de que nutren mejor y engordan menos que cualquier plato procesado o precocinado, y además cunden para dar de comer a toda la familia”.

5-El barrio nuevo ámbito de las compras

El hecho de que los consumidores estén más en casa y cocinen a diario les ha llevado a comprar más a menudo productos frescos. Los confinamientos intermitentes de barrios en ciudades grandes o de pequeños municipios han propiciado que las compras sean ahora más locales y repartidas a lo largo de la semana.

La tienda de proximidad cobra protagonismo y el pequeño tendero gana peso como recomendador de marcas o productos en el consumo post covid. Por tanto, empresas de alimentación y tiendas tradicionales que den importancia a la calidad, origen y sostenibilidad de sus productos pueden tener un largo camino de crecimiento por delante. Los cambios de consumo post covid.

Coca Cola café