China reduce su tipo de interés preferencial pero se resiste a un estímulo económico más agresivo

El Banco Popular de China (PBoC) ha disminuido su tipo de interés preferencial a un año en 10 puntos básicos, alcanzando un mínimo histórico del 3,45%. A pesar de esto, el tipo de interés a cinco años, que se utiliza como referencia para las hipotecas, se mantuvo en el 4,2%. Esta medida llega después de que el banco central realizara recortes sorpresa en los tipos de interés a corto y medio plazo la semana pasada, buscando un equilibrio entre el apoyo a la economía china y la contención de una mayor debilidad del yuan.

En busca del equilibrio económico

La reciente reducción en los tipos de interés es una respuesta a la ralentización económica que enfrenta China, acompañada de perspectivas deflacionistas en aumento y resultados comerciales débiles. El PBoC ha prometido en diversas ocasiones liberar más liquidez para la economía, en un contexto de desaceleración de la actividad empresarial. Sin embargo, el gobierno chino se ha mostrado reacio a aplicar estímulos económicos más agresivos, optando en cambio por una política monetaria más conservadora.

Apoyo a la demanda interna

El primer ministro Li Qiang destacó recientemente la necesidad de impulsar la demanda interna, apoyar a las empresas privadas y atraer inversión extranjera como parte de las estrategias para alcanzar los objetivos económicos anuales del país. La postura de China contrasta con la de otros países que han optado por políticas de estímulo más agresivas para enfrentar la desaceleración económica global.

Contención del yuan

Otro factor importante en la política monetaria de China es la contención del yuan. La debilidad de la moneda china podría generar una salida de capitales y aumentar la presión sobre las reservas de divisas del país. El PBoC busca equilibrar la liberación de liquidez con medidas que prevengan una mayor debilidad de la moneda.

Perspectivas deflacionistas

La economía china enfrenta perspectivas deflacionistas, lo que significa que los precios podrían disminuir en el futuro. Esto podría hacer que los consumidores y las empresas pospongan sus gastos e inversiones, lo que agravaría la ralentización económica. El gobierno chino está tratando de combatir esta tendencia a través de medidas de política monetaria y fiscal.

Atraer inversión extranjera

Li Qiang también hizo hincapié en la necesidad de atraer inversión extranjera para apoyar la economía. China ha estado implementando reformas para abrir su mercado a inversores extranjeros y ofrecer un entorno más favorable para la inversión. Estas medidas son parte de un esfuerzo más amplio para diversificar la economía y reducir la dependencia de las exportaciones.

Conclusiones

China se enfrenta a desafíos económicos significativos, incluyendo una desaceleración de la actividad empresarial y perspectivas deflacionistas. A pesar de esto, el gobierno ha optado por una política monetaria más conservadora en lugar de estímulos económicos más agresivos. El PBoC ha reducido los tipos de interés y prometido liberar más liquidez, pero al mismo tiempo busca contener la debilidad del yuan. El gobierno chino también está trabajando para impulsar la demanda interna, apoyar a las empresas privadas y atraer inversión extranjera como parte de su estrategia para alcanzar los objetivos económicos anuales. La postura de China contrasta con la de otros países que han optado por políticas de estímulo más agresivas para enfrentar la desaceleración económica global.

turismo españa