Bill Gates dice que el bitcoin no es sostenible

El director ejecutivo de Microsoft y uno de los empresarios más acaudalados del mundo, Bill Gates, manifestó su preocupación por las repercusiones asociadas al uso de Bitcoin, las cuales derivan en la actualidad en una huella de carbono de gran tamaño que continúa creciendo en la medida en la que la criptomoneda capitaliza una mayor adopción institucional.

“Bitcoin usa más electricidad por transacción que cualquier otro método conocido por la humanidad… eso no es de gran apoyo en materia climática”.

La huella de carbono que genera Bitcoin

Si bien muchas personas destacan que Bitcoin y su red Blockchain cuentan con propiedades importantes en materia de transparencia, descentralización y facilidades para transacciones internacionales, críticos y organismos reguladores destacan como principal problema el consumo eléctrico vinculado al funcionamiento de su infraestructura.

Al respecto, el científico de datos del Banco Central de Holanda, Alex de Vries, destacó que cada transacción Bitcoin genera por lo menos unos 300 Kg de dióxido de carbono (CO2), lo cual sería el equivalente a la huella de carbono producida por 750.000 transacciones a través de la red de Visa.

Al ofrecer más detalles, de Vries destacó que a pesar de que la red funciona las 24 horas del día y garantiza total inmutabilidad de los registros allí alojados, el Blockchain de Bitcoin consume anualmente un promedio de 78,5 Teravatios por hora, los cual se asemeja al gasto estimado por países del tamaño de Chile, Austria y Finlandia.

Gerald Moser, estratega jefe de mercado para Barckays, destacó que además del consumo eléctrico de la red Bitcoin, las actividades de la red también generan gran cantidad de desechos electrónicos, especialmente porque los dispositivos mineros empleados para respaldar a la red se hacen obsoletos al cabo de pocos años, especialmente en la medida en la que crece la cantidad de mineros activos y aumentan los niveles de dificultad para los cálculos asociados.

Trabajando en soluciones

Si bien para de Vries “La minería es un proceso que hace que Bitcoin tenga un diseño extremadamente hambriento de energía, ya que la moneda requiere una gran cantidad de cálculos para procesar transacciones financieras sin intermediarios”, entusiastas y expertos de este ecosistema destacan que este es uno de los problemas en los que actualmente se está trabajando para solventar en un futuro no muy lejano.

Un informe publicado a mediados de 2019 reveló que aproximadamente el 74,1% del consumo eléctrico asociado a la red Bitcoin provenía para ese entonces de energías renovables, principalmente hidráulicas, en países donde hay sobreproducción y se comercializa a muy bajo costo. Esto ha servido como dato importante para las personas y/o entidades interesadas en llevar a cabo operaciones mineras a gran escala, los cuales han elegido estas localidades como sede justamente por los beneficios antes mencionados.

En tiempos más recientes, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, invirtió unos USD $10 millones para financiar una iniciativa que busca promover el uso de energías renovables para respaldar a Bitcoin, con el cual se financiaría a empresas que aporten soluciones en esta materia.

Al respecto, Dorsey comentó:

“Creemos que la criptomoneda eventualmente será impulsada completamente por energía limpia, eliminando su huella de carbono e impulsando la adopción de energías renovables a nivel mundial”.

Bitcoin