Asi desprecia el Banco Santander a cliente de toda la vida

Accionista y usuario de siempre en la entidad cántabra estalla ante trato recibido

El 2020 está siendo el año más difícil que se recuerda en todos los sentidos. Porque una crisis sanitaria mantiene una dosis de incertidumbre que no permite tranquilidad en ningún sector. Y porque la crisis económica derivada saca lo peor de muchas empresas tradicionales. Si no que le pregunten a un cliente del Banco Santander que ha sido despreciado tras estar 20 años como accionista y cliente.

En tiempos de crisis es cuando se ven a las verdaderas personas. Y en este contexto, los bancos no están siendo muy leales que digamos. Las restricciones de la pandemia ha provocado que empresas como el Banco Santander, literalmente, se olviden de sus clientes.

Banco Santander
Clientes esperan para ser atendidos en Banco Santander

La pandemia afecta al Banco Santander

La pandemia ha obligado a cerrar oficinas y a buscar nuevas formas de obtener ingresos. La tecnología avanza a gran velocidad también, sustituyendo el trabajo que hacían las personas, por aplicaciones o sistemas informáticos. Pero esto genera un caldo de cultivo difícil de gestionar por el Banco Santander.

Porque se necesita prosperar de alguna manera. En las grandes empresas se deben tomar decisiones muy difíciles por el bien común. Y eso a veces hace pasar por encima de las pequeñas cosas. Detalles como el tener clientes de toda la vida en una situación de incomodidad total.

Cliente Santander en problemas

Ser cliente Santander debería ya solo por eso ser tratado con respeto por la entidad bancaria. Sin embargo, en el Banco Santander han optado por despreciar a un cliente de toda la vida. Un usuario que admite ser accionista y cliente desde hace 20 años.

Dicho cliente se queja del trato inaudito que ha recibido en los últimos seis meses, coincidiendo con la pandemia. Explica que en marzo, el Banco Santander le pidió que sacase sus posiciones. Pero en seis meses, tras hablar con cuatro directores de sucursales y muchos peces gordos, no tiene una razón encima de la mesa. Le han quitado del medio.

digitalización