El Banco Santander se desmarca del baile de fusiones

Pese a la unión de la competencia y las maniobras del resto del sector la entidad cántabra no contempla ninguna alianza

Primero fueron CaixaBank y Bankia quienes llamaron al baile de fusiones bancarios. Después, Unicaja y Liberbank. Y, aunque no haya habido resultado final (por el momento), BBVA y Sabadell. Pero el Banco Santander no quiere saber nada de eso. Y es que la entidad de Ana Botín no piensa mover ficha.

Porque el Banco Santander, ante esta cometida de fusiones que vive el sector desde hace varios meses, se mantiene alejado de toda órbita bancaria con otro socio. Una respuesta que ya han reiterado en más de una ocasión pero de la que ha sido ahora su presidenta quien se ha posicionado en firme al respecto.

La postura clara del Banco Santander es mantenerse alejada de cualquier unión bancaria

Así, Botín reiteró a lo dicho por su consejero delegado, José Antonio Álvarez: la entidad no está interesada en el baile. La misma subrayó que está satisfecha con su tamaño y escala, así como con la cuota que aglutina en determinados negocios, como en el de pymes o en el de banca mayorista.

«A día de hoy, nuestra única prioridad es mejorar el servicio y nuestras capacidades para llegar a los clientes, darles razones para que se queden y que nos recomienden», manifestó en conjunto con su consejero delegado de Santander en España, que ha recordado que la entidad ya protagonizó la última gran operación de consolidación del país con la adquisición de Banco Popular.

Pese a que el gigante bancario en el que se convertirá CaixaBank en los próximos meses liderará el mercado español, Santander ostentará el segundo puesto con un volumen de activos que supera los 350.000 millones de euros solo en este país. Es por eso que el banco no tiene urgencia por aumentar sus posiciones en España…

Banco Santander
El Banco Santander no busca una asociación bancaria

El propósito del Banco Santander es que esta crisis les golpee lo menos posible

…Aunque la alternativa sí pasa por hacerlo fuera de nuestras fronteras. Los supervisores llevan ya mucho tiempo insistiendo en la necesidad de que los bancos sean europeos y no meramente nacionales, por lo que es lógico pensar que, cuando surja la oportunidad, el Banco Santander pueda acoger a otro nombre para dar lugar a un banco mejor.

En este momento, la crudeza y difíciles tiempos que atraviesa el sector por la gran crisis pronunciada por el covid, ha hecho que tanto el Banco Santander como sus filiales no se planteen otra alternativa que no sea susistir (al precio que sea) a estos notorios momentos. Enfrentarse a ello será esencial para el Banco Santander y para el resto del sector, que deberá apretar sus costuras y demostrar que las provisiones que ha dotado son suficientes para no tener problemas.

Bitcoin IRPF