Así debe ser una casa sostenible

En plena época de preservación del medio ambiente llegan estos consejos para hacer de un nuevo hogar, un sitio ecológicamente adecuado

Tener una casa ecológica o sostenible ha dejado de ser un tema de otro ambiente en la actualidad, de hecho, cada día se ve más en auge y eso se debe principalmente a factores como la accesibilidad a los materiales y a la culturización. Por eso, a la hora de emprender este tipo de proyectos es importante incluir tendencias y modelos que ya han tenido efectos positivos en la humanidad. De ahí que salgan a flote seis pasos importantes, que vamos a describir a continuación.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que el nivel de inversión va a ser superior en este punto. Aunque al tiempo hay que saber que este tema es proporcional al punto de explotación o recapitalización a futuro. A medida que pasa el tiempo la disminución en consumo energético se hace más amplio y por tanto el ahorro es considerable. Así pues la orientación de la edificación cobra un papel fundamental. Esto porque se deben analizar las condiciones topológicas, y las leyes urbanísticas que allí operen.

Esto se logra recudiendo las ventanas en orientación este y oeste, aprovechando el paisaje y adaptando el techo para la instalación de paneles solares. Luego hay que medirse en los metros construidos. Una casa más comedida es una casa más funcional pues necesita de menor carga o consumo de energía por lo que se considera que entre 185 y 230 metros cuadrados es lo ideal. Continúa el aislamiento o el hermetismo consiguiendo una ventilación positiva. Pues una vez una casa esté aislada de factores como el calor o el frío, necesitará menos consumo energético.

Las casas ecológicas se han metido como una tendencia en este instante en el mundo

La lista de recomendaciones para obtener una casa sostenible continúa

Momento de tratar los materiales reciclables. Estos ahora son mucho más sencillos de conseguir y van a dar una extendido de materiales ambientales que no son agresivos con el cambio climático. El ejemplo de esto es el bambú en los suelos. Y ya con esto sacar provecho de la energía solar es fundamental. Ahora hay mucho incentivo de los estados, permitiendo créditos a las personas que compensan la inversión inicial que es naturalmente más elevada.

Y cerramos con el aprovechamiento del recurso hídrico, que en cálculos medios en Estados Unidos son de aproximadamente 155 litros por persona. Entre el baño, la alimentación y otras actividades. En esa medida generar una consciencia mayor va a primar, o en generar medidas de cuidado para disminuir ese consumo al mínimo.