Apple enfrenta demanda europea por escándalo de iPhone 6

La compañía tecnologíca afronta una más que posible compensación por los significativos casos de obsolescencia programada

Apple se ha vuelto a ver envuelto en otro caso referido a algunos de sus bajos rendimientos. Y es que la Organización de Consumidores y Usuarios de la OCU en España ha presentado una demanda colectiva contra Apple en la que exige una compensación de entre 99 y 189 euros por teléfono en los casos de los iPhone 6.

Esto viene a raíz de la más que posible obsolescencia programada de los terminales de estos iPhone 6. Otras asociaciones europeas también han juntado bajo la organización Euroconsumers para exigirle al gigante tecnológico una compensación. Las acciones legales se llevarán acabo en otros países europeos como Bélgica, Italia y Portugal.

Europa exige una compensación a Apple por las prácticas para ralentizar los terminales de iPhone 6 de los suaurios

Desde Euroconsumers, por su parte, defienden que las prácticas comerciales que se han utilizado para ralentizar algunos productos Apple han sido injustas y engañosas. Desde la OCU han calificado las prácticas comerciales de forma similar: «Injustas, engañosas y agresivas del fabricante».

Porque a partir de esta obsolescencia programa de Appe en sus iPhone 6 y 6S, los problemas pueden deberse al hardware empleado, por ejemplo el desgaste programado de una pieza clave, o de software, a través de una actualización que provoque fallos en su funcionamiento.

Apple iPhone 6
Muchos pensaron que sus iPhone 6 de Apple se les había quedado viejo, por lo que optaron por comprar terminales más modernos.

Sus propietarios vieron cómo sus dispositivos de Apple iPhone 6 arrastraban problemas tras la actualización iOS

Esto último es lo que sucedió hace cuatro años con estos terminales cuando pasaron a la versión 10.2.1 de iOS. De repente, sus propietarios vieron cómo la ejecución de las tareas más simples de su móvil se ralentizaban hasta la exasperación. Muchos pensaron que se les había quedado viejo, por lo que optaron por comprar terminales más modernos.

En su comunicado, la OCU advierte que Italia confirmó este año una multa de 10 millones contra Apple, y en Francia la compañía aceptó pagar otra sanción de 25 millones para evitar otro proceso judicial ante estos casos de iPhone 6. Por esta razón, la organización de consumo defiende que los usuarios «merecen ser tratados con el mismo respeto y justicia que los estadounidenses», ya que tanto los acuerdos extrajudiciales como las sentencias existentes revelan una conducta por parte de Apple que se puede tachar «de obsolescencia programada».

Zara trabajadores reubicados