La patronal dispuesta a negociar jornada semanal de 32 horas

En una sorpresiva respuesta los representantes de los empresarios están abiertos a estudiar las posibilidades de instaurar cuatro dias a la semana de trabajo

En un primer momento fue el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, quien lo anunció y, más tarde, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien abundó en el asunto. La parte ‘morada’ del Gobierno pretende explorar la posibilidad de que la jornada laboral pase a ser de cuatro días a la semana, 32 horas a la semana. Una fórmula, dijo Iglesias, que «podría favorecer sin duda la creación de empleo«. 

Fuentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales consultadas resaltan que no tienen «ninguna propuesta concreta sobre la mesa», por lo que evitan pronunciarse en un sentido más o menos favorable. Pero no descartan de plano la idea de reducir la jornada semanal a 32 horas. «Es algo que se puede hacer de mil maneras, con incentivos, con deducciones o de otra forma. Depende de si se lleva y con qué forma o con qué contenido, se podrá ver de una manera o de otra», explican. 

En cualquier caso, como cualquier otra medida de carácter laboral, si el Gobierno lo decide trasladar finalmente «a la mesa del diálogo social, será allí donde se discuta». «Cuando lo lleven, en su momento, habrá que decir algo, pero de momento no está, ni hay propuesta», insisten. 

El vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, sí se muestra mucho más rotundo respecto a la hipotética medida anunciada. «Es una ocurrencia», sentencia el también presidente de la Federación Nacional de Organizaciones de Autónomos (ATA). Hablar de la jornada laboral de cuatro días con la que está cayendo refleja que alguien no se ha enterado de lo que están sufriendo los autónomos y las pequeñas empresas de este país

«Hablar de la jornada laboral de cuatro días con la que está cayendo refleja que alguien no se ha enterado de lo que están sufriendo los autónomos y las pequeñas empresas de este país», se queja. «España tiene otras prioridades, como salvar empleos, salvar empresas o salvar a autónomos», añade. 

Subraya además que «la medida de trabajadores de las empresas en España es de 2,4 personas por empresa». Además, dice que «abren más 60 horas semanales». «¿Cómo se va cubrir que cada trabajador trabaje 32 horas», se pregunta. La respuesta podría venir mediante más contrataciones. «¿Pero de dónde sale el dinero?», dice en un contexto marcado por la pandemia del coronavirus y donde muchas se encuentran en serios problemas de solvencia y supervivencia. 

Amor apoya sus críticas a la reducción de la jornada semanal con los siguientes datos: «El 90% de las empresas en España tiene menos de cinco trabajadores y el 70%, tienen menos de tres trabajadores», enfatiza. Asimismo, critica que «en la política hay un gran desconocimiento de la realidad empresarial que hay en España». En Trabajo son conscientes de la dificultad que entrañaría un cambio así, y se muestran partidarios de hacer una revisión integral de los tiempos de trabajo. 

Se rechaza la enmienda

En el pacto del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos figuraba la intención de promover «un pacto social y político por la racionalización de los horarios» para favorecer la conciliación laboral y familiar. En este sentido, se mencionaba «una Ley de usos del tiempo y racionalización de los horarios», pero no se hablaba de forma concreta la reducción de la jornada laboral.

Por su parte, Más País y Equo intentaron incluir en el trámite presupuestario un proyecto piloto de ayudas a empresas para que ensayasen esta posibilidad. Finalmente, la enmienda fue rechazada por los propios partidos del Ejecutivo, aunque los de Íñigo Errejón volverán a registrar en el Senado tras escuchar la postura de Iglesias. «El tiempo de trabajo exige una nueva concepción que atraviese, como ya estamos haciendo, leyes y usos laborales», apuntó la ministra Díaz. Por ahora, los planes del Gobierno no pasan de declaraciones públicas y tienen muchos otros frentes abiertos en materia laboral. 

empleo espana